QUIÉNES SOMOS

Un lugar, París, una fecha, 1968, y una colección de denim. Así comienza la historia de la marca Sisley, proponiendo año tras año una forma de vestir revolucionaria respecto a los cánones del momento, en perfecta sintonía con las tendencias más vanguardistas.

El encuentro con Benetton tiene lugar en 1974, cuando el Grupo, intuyendo su potencial, adquiere sus derechos de uso exclusivo, pero solo desde 1985 Sisley adopta una personalidad independiente. Se organiza un equipo creativo y comercial autónomo, y nace una nueva imagen en términos de puntos de venta, producto y publicidad. 1996 marca otra etapa importante en la historia de Sisley: el logo se modifica y, del escudo oro-granate, que hizo famosa a la marca en todo el mundo, se pasa a un logo más elegante y refinado, un texto blanco sobre fondo negro.

En cada temporada, Sisley propone colecciones para hombre y mujer cuyo objetivo fundamental es el de estar en la misma onda de quienes siguen las tendencias apostando por sus contenidos más atractivos. Con más de 900 puntos de venta en todo el mundo, Sisley representa en el panorama de la moda una forma de vestir y ser reconocido. El equipo de estilismos de Sisley está pendiente de todo lo que se lleva o llevará el día de mañana, estando abierto a los estímulos y siendo sensible a los fenómenos que atraen a las generaciones jóvenes. Esta receptividad también se expresa en los detalles, los accesorios, los colores y las telas, todos ellos caracterizados por un estilo elaborado pero sin excesos. La creatividad y la innovación no prescinden de una apuesta comercial concreta que aboga por una excelente relación calidad-precio, lo que significa una constante experimentación y estudio del sector textil y las nuevas tecnologías aplicadas al mismo.

Famosas en todo el mundo, las campañas de Sisley han corrido por cuenta durante muchos años del objetivo de Terry Richardson, que había inventado para Sisley una realidad posible, una especie de «ficción» con un fortísimo componente sensual y erótico, mitigado y desdramatizado gracias al juego irónico.

Fruto de su extraordinaria creatividad son los Diarios Sisley, convertidos, temporada tras temporada, en auténticos objetos de culto para coleccionistas: desde las primeras ediciones en las que el hilo conductor era el viaje, hasta hoy, donde el diario es una ocasión para desvelar sentimientos, fantasías o únicamente ambientes y momentos de la vida. En la actualidad, Sisley es una marca de fuerte personalidad: sexy, anticonvencional y con una estética de contemporaneidad resuelta que hace que sea inmediatamente reconocible y apreciada. Las colecciones, respetando los valores expresados por la marca, son siempre sumamente vanguardistas, seductoras y atentas a los detalles, el estilo y la calidad.

En la nueva estrategia de Sisley, también la publicidad lleva a escena el mundo de la marca a través de una cautivadora mezcla de seducción, contemporaneidad y coolness. Bajo esta óptica, las recientes campañas han sabido captar ese estilo urbano, irreverente y con ritmo que es sinónimo de Sisley y que se integra a la perfección con sus actividades online y su exquisita interacción social con la cada vez más numerosa comunidad de fans.

Acorde con su estrategia de renovación de marca, producto y comunicación, ha abierto su primer nuevo concept store en Berlín, una metrópolis símbolo del renacimiento cultural, artístico y creativo.