LA GEOMETRÍA DE LA MODA.

VANESSA BEECROFT PARA SISLEY.

La campaña Primavera Verano 2017 muestra la inconfundible imagen conceptual de la artista italiana.


Sisley ha invitado a la artista contemporánea Vanessa Beecroft para conceptualizar la campaña para la nueva colección Primavera Verano 2017 que se lanzará en febrero. La campaña tiene mucho estilo visual y conceptual afín a Vanessa Beecroft: el enfoque geométrico, el estudio del cuerpo humano y la sensibilidad estética.


Durante más de veinte años la actividad de Beecroft se ha extendido de la performance a la pintura, de la fotografía a la escultura. Sus obras han sido reconocidas a nivel internacional y expuestas en las instituciones más reconocidas del circuito del arte como el Museo Guggenheim de Nueva York, la National Gallery de Londres o la Bienal de Venecia.


Las mujeres siempre han sido un tema de investigación importante para la artista nacida en Italia y radicada en Los Ángeles, que menciona incluso las imágenes de modelos encontradas en Vogue Italia como una de las primeras inspiraciones para su arte. "Mis primeros trabajos se situaban entre el conocimiento que tenía de las pinturas, las mujeres que veía en la calle y las imágenes y fotografías icónicas de Vogue Italia. En aquel momento empecé a utilizar la moda pero también a contradecirla, profanando algunos aspectos de la moda y haciendo hincapié en otros.”


“La razón por la que recientemente decidí trabajar con la industria de la moda en ciertos proyectos, es que creo que puedo ir más allá de la moda misma y crear una imagen que haga referencia a la geometría, la pintura, los colores. Me gusta el reto porque es un mundo diferente del que trabajo normalmente. Por lo tanto, también es una auto-investigación. Una formación de hombres y mujeres, de etnias y estilos diferentes”.


Cada una de las seis imágenes de la campaña presenta una formación rectangular de treinta y cinco modelos masculinos y femeninos, que componen tres diferentes arreglos cromáticos. Una técnica recurrente en sus obras que refleja la fascinación de Beecroft por las reuniones y la formación de grupos, un elemento típico del estilo de la artista.


Después de la elección de rostros procedentes del mundo de la música, la colaboración con una artista de calibre internacional atestigua la voluntad por parte de Sisley de experimentar, ir más allá, explorar territorios nuevos y desafiantes. La misma razón por la que parece haber convencido a Beecroft a aceptar la invitación de Sisley. “¿Seré capaz de alcanzar una unidad entre masculino y femenino, blanco y negro, múltiples colores, caos y orden? La respuesta es sí.”